Las Alianzas

El anillo de compromiso comenzó a usarse a partir del año 860, en el que el Papa Nicolás I decretó que era necesario como declaración de intento nupcial.

Estos debían estar hechos de oro, el cual simbolizaba un “sacrificio financiero” de parte del futuro esposo.

El anillo de bodas, una banda dorada que significa amor y compromiso en el matrimonio, toma su origen en la antigua Roma, donde el oro era uno de los materiales más preciados.

Los anillos de esta época eran tallados con la forma de dos manos unidas.

Los más antiguos toman la forma de una llave, con la que se supone la mujer es capaz de

abrir el corazón del esposo.

La tradición del anillo de diamantes aparece en Venecia en el siglo XV.

Puesto que estas son consideradas las piedras más duras y duraderas de la naturaleza, en consecuencia, el matrimonio se prolongaría para siempre.

El dedo anular estaba, para los griegos, conectado directamente al corazón por una ruta que era llamada “la vena del amor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*